Estética Dental y Onicofagia

Clínica dental en Mieres

¿Alguna vez habías escuchado hablar del término onicofagia?  Si no es así, no te preocupes, desde nuestra Clínica Dental en Mieres te informamos de ello en el siguiente artículo. La onicofagia es el hábito compulsivo de morderse las uñas, una costumbre muy difícil de romper, y que es generada por la ansiedad, el estrés, el nerviosismo, la angustia, o simplemente por aburrimiento.

El acto de morderse las uñas y las pieles que se encuentran alrededor de ellas, puede producir dolor y heridas. Pero los dedos no son lo únicos que se ven afectados, desconocemos la cantidad de bacterias y gérmenes que pueden acumularse en nuestras uñas y dedos, y que posteriormente, pueden instaurarse en nuestra boca si poseemos este mal hábito. No hay ni que decir que las bacterias son una fuente de enfermedades dentales muy extensa que puede provocar malestar digestivo y afectar a nuestra salud dental.

La principal consecuencia que produce morderse las uñas son una serie de afecciones a nivel estético en nuestras manos, pero también, en el interior de nuestra boca, llegando a alterar la forma de los dientes. La dureza de las uñas puede producir desgaste, rotura de incisivos o incluso la pérdida de dientes.

Por otro lado, corremos el riesgo de que ciertos trozos de uñas afecten a nuestras encías, generando enfermedades periodontales como la gingivitis o periodontitis, además de trastornos en la articulación mandibular. También hace más propensa la salida de aftas y herpes, un mayor riesgo de caries o deformación de la arcada y el paladar.

Como expertos odontólogos, recomendamos varias soluciones para este mal hábito:

– Impregnar la uña con un esmalte de mal sabor, de forma que al intentar mordernos las uñas nuestro cerebro asocie el morder con el mal sabor, impidiendo que realicemos esta acción involuntaria.
Cortarse las uñas de manera habitual, de forma que tengamos nuestras uñas lo más cortas posibles.
Informar a nuestro dentista de este tipo de manías, para que pueda evaluar con mayor precisión los daños provocados.

Si tú también realizas este mal hábito y te gustaría saber el estado de tu salud bucodental, ¡ponte en contacto con nosotros!