Qué comer para cuidar nuestros dientes

Clínica dental en Mieres

Como expertos odontólogos, tenemos claro que una buena alimentación es fundamental e indispensable no solo para tener una buena salud, sino para que nuestros dientes se mantengan fuertes y sanos evitando cualquier enfermedad bucodental. Cuando nos alimentamos, también alimentamos sin darnos cuenta la placa de nuestros dientes, generando problemas en el futuro.

¿Te gustaría que tus dientes estuvieran más blancos, fuertes y ausentes de caries? Muchos de los problemas bucales o dentales se deben a lo que comemos, dejando nuestros dientes decolorados, sensibles o sin esmalte.

En el Centro Odotológico Vallina llevamos a cabo un asesoramiento nutricional, hoy en día cada vez más importante en la odontología preventiva, y que va más allá del simple consumo del azúcar. La calidad de los alimentos que comemos y su composición, pueden afectar a nuestra salud bucal.

Como dentistas, sabemos que para cuidar nuestros dientes, no es suficiente cepillarlos varias veces al día, utilizar hilo dental o visitar a nuestro dentista. Debemos llevar una alimentación cuidada sabiendo lo que comemos, ya que muchos alimentos tienen fuerte impacto en las piezas dentales ya sea para bien o para mal.

Desde nuestra Clínica Dental en Mieres, queremos informaros sobre algunos de los alimentos adecuados para nuestra salud dental, sin exceder su consumo, que te ayudarán a mantener una sonrisa sana y brillante:

Chicles/Caramelos sin azúcar. Disminuyen la formación de placa bacteriana.

Agua. Si no nos hidratamos correctamente, nuestro organismo automaticamente produce menos saliva, dejando una boca seca con mayor riesgo de presentar caries, enfermedades… Es recomendable, consumir aproximadamente 2 litros de agua diariamente.

Quesos. Tienen alto contenido en caseína. Posee una fosforoteína con capacidad remineralizante.

Semillas y frutos secos. Ricos en vitaminas y minerales. Destacan por su alto contenido en calcio y magnesio.

Leche y yogures. Los lácteos son una importante fuente de calcio. Contrarrestan el efecto de los ácidos en la boca y ayudan frente a las caries y erosiones.

Verduras de hoja verde. Son una importante fuente de fibra y calcio. Gracias a su alto contenido en fibra, tienen una masticación prolongada, lo que hace aumentar la formación de saliva.

Té. Aporta polifenoles y flúor, con acción antibacteriana. Además, nos mantiene hidratados.

Frutas y verduras crudas. Recomendamos ingerir una pieza de fruta o verdura con textura consistente. Gracias a ellas se produce un barrido de la placa bacteriana.

Por otro lado, muchos alimentos deben ser masticados durante un tiempo prolongado o permanecen  horas en la boca (caramelos/chicles).  Estos pueden dañar los dientes ya que mantienen el azúcar en la boca por más tiempo que otros alimentos. A continuación, algunos de los alimentos más perjudiciales:

Refrescos, zumos industriales y bebidas energéticas. Contienen gran cantidad de sacarosa. Por otro lado, los refrescos poseen ácidos muy graves capaces de disolver el esmalte.

Dulces. También contienen sacarosa. Además, su textura pegajosa incrementa el riesgo de caries.

Vino. El vino tinto es una de las bebidas que más puede teñir los dientes debido a su contenido en taninos.

Alcohol. Reduce la saliva deshidratando la boca.

Cítricos. Desmineralizan los tejidos duros del diente. Son responsables de la erosión dental y la hipersensibilidad.

Vinagre. Contiene ácido acético que contribuye al deterioro del esmalte.